Lee con nosotros Uncategorized El Salvador garantiza con leyes y energía renovable, la ruta para la electromovilidad

El Salvador garantiza con leyes y energía renovable, la ruta para la electromovilidad

El tema de la electromovilidad poco a poco va cobrando fuerza en El Salvador. Recientemente la Asamblea Legislativa aprobó una serie de normas que motivan la inversión en esta área la cual es favorable para la reducción de emisiones de CO2.

La Ingeniera Yolanda Salazar de Tobar, Presidenta y Directora Ejecutiva del Centro Nacional de Producción Más Limpia (CNPML), explica más a fondo como el país se ha ido preparando para dar el paso a la electromovilidad, empezando por el fortalecimiento de la matriz energética.

Vek Power conversó con Salazar de Tobar para conocer más al respecto.

El tema de la electromovilidad despierta mucho interés en la ciudadanía ¿Qué se debe entender por electromovilidad?

Antes de hablar de electromovilidad hay que hablar de un paso que es la movilidad sostenible. Antes de hablar de electromovilidad tenemos que ver como se está dando el transporte de un punto A un punto B, un ejemplo es el que vemos en los periódicos, el caso de Holanda, donde es reconocido que ellos de un punto A un punto B ocupan las bicicletas, donde han hecho un cambio de la ciudad para asegurar esta modalidad. Al final no se trata solo de reducir las emisiones de CO2 sino de darle una calidad de vida mejor.

La electromovilidad es ocupar un mecanismo de transporte que en lugar de combustión se tiene una batería la cual se tiene que cargar. Claro a nivel de autos eléctricos uno lo que tiene en la mente es el famoso vehículo TESLA, pero para una inversión de este tipo se requiere de mucho dinero para adquirirlo.

Desde luego los vehículos o buses eléctricos tienen sus pro ambientales como es la no emisión de CO2 pero por otro lado implica cargar con energía eléctrica, lo cual va a depender mucho de la matriz energética del país.

En el caso de nuestro país es bastante alta el porcentaje de energía renovable, entonces eso garantiza que la electromovilidad que la energía que se toma viene de energía renovables.

No obstante, tenemos el caso de algunos países cuya matriz energética lastimosamente no es muy renovable y que ya están impulsando el tema de la electromovilidad, pero ahí es donde uno debe de ver que el carro, el bus o el camión que va a ser eléctrico no va a generar emisiones porque lo que lleva es una batería, pero esa energía eléctrica para generarla o producirla, tuvo que haber sido producida, en un país que no tiene mucha energía renovable, con una emisión de CO2 como tal.

En ese sentido, ¿Podríamos definir el concepto de movilidad sostenible aquella que nos permite trasladarnos de un lugar a otro sin que haya emisiones de CO2?

El menor impacto posible, porque hay que recordar que cuando hablamos de sostenibilidad tiene que ver el tema económico, el tema social y el tema ambiental, quiere decir por ejemplo que como es una movilidad sostenible mover a esa persona de un punto A a un punto B tiene que ser lo más viable en esta forma económicamente, ¿por qué? Porque usted puede mover a una persona de forma amigable con el ambiente, pero puede que les cueste diez veces más de lo que cuesta de forma normal, entonces ahí se vuelve inviable, ya es algo insostenible en el tiempo.

Una movilidad sostenible tiene que cumplir los tres pilares: el tema económico, es decir, que sea lo más rentable para la persona, el tema social porque no es lo mismo que yo ande en Europa en una bicicleta donde está todo está señalizado o que uno ande en El Salvador donde todavía vamos en ese camino, y el tema ambiental, pues claramente usar una bicicleta se tiene como resultado que no hay emisiones (de CO2) es más, nosotros generamos energía.

¿Cómo ha podido constatar cómo está el tema de la electromovilidad en el El Salvador?

Ya hemos avanzado, justo antes de la pandemia, como seis meses antes de que esta iniciara, la Asamblea Legislativa aprobó una ley de electromovilidad, el punto es que esa ley tenía deficiencias, ya este año la Asamblea aprobó nuevos cambios, por ejemplo, anteriormente usted no podía importar automóviles eléctricos que tuvieron tres años de uso. Con la última versión de esta ley en la cual se hicieron cambios, ya se permite importar carros que tengan hasta siete años de uso, de igual manera no necesariamente deben de traer batería nueva, lo cual se convierte en una motivación más sobre este tema.

Realmente cuando nosotros vemos estos temas es importante tener en cuenta el factor de las leyes, el tema de política, porque al final eso también promueve.

Otra de las cosas que también se ve que se está trabajando es el tema de financiamiento, mediante la banca comercial.

La vez pasada uno de los bancos me comentaba que ya tenían un proyecto con un empresario que quiere cambiar toda su flota (de combustible fósil) a flota eléctrica o adicionarle paneles solares, entonces vemos que en El Salvador el tema de electromovilidad se está dinamizando.

Ahora bien, en otros países están los incentivos, si nosotros nos comparamos con Escocia, si usted adquiere en ese país un carro eléctrico además de todos los incentivos fiscales, le venden una tarjeta de unos $30.00, con la cual usted todo el año puede cargar su auto en diferentes estaciones de carga. Pero imagínese usted que en un solo año usted gastaría $30 para poder desplazar su automóvil, lo cual es el sueño de todos.

Adicional a eso si usted tiene un vehículo eléctrico en lugar de pagar el parqueo hay estacionamientos gratis, siempre con el fin de incentivar, lo cual responde a que ellos tienen la meta de llegar a cero emisiones al 2025, pero este tiene que ir ligado con la matriz energética de un país. Ellos por ejemplo están migrando toda la energía de combustible fósil a energía eólica, ya sea en granjas, en tierra o en el mar, lo cual es una gran ventaja.

¿Qué hace falta en El Salvador para que este tema cobre mayor fuerza?

La ley es reciente y ya se han hecho algunos cambios, asimismo, se han hecho cambios para tener varios puntos de recarga, aunque todavía siguen siendo pocos, por ejemplo, se tienen puntos de recarga en el área de la UCA, TUSCANIA y ORDEN DE MALTA, entre otros.

Hay que tener en cuenta también que una de las debilidades de la electromovilidad claramente es la autonomía que tiene un auto eléctrico, la cual no es la misma de un vehículo de combustible fósil, en el que uno llena su tanque gasolina y usted puede llegar a Guatemala y todavía le sobró gasolina o diésel, en cambio en los carros que tienen mayor autonomía (como los eléctricos) van a ser mucho más caros, la batería tiene un peso y el tema de todas las estaciones es un factor que hay que tener en cuenta.

Cuando hablamos que El Salvador tiene que invertir en un tema de movilidad sostenible ¿Qué quiere decir? Que hay que mejorar todo el tema de transporte público, tener un transporte más eficiente como los países del primer mundo en los que si nosotros nos fijamos, tienen un sistema eficiente en el horario de servicio.

Realmente es bueno que el país vaya en la ruta de la electromovilidad pues hemos avanzado en el tema de la matriz energética pero necesitamos que se vean planes de movilidad sostenible, es decir, que se vean mejoras en el transporte público porque al final es un gran ventaja para el país no solo por las emisiones sino también para mejorar la calidad de vida de la sociedad.

Desde luego si se hace este tipo de inversiones ¿Hay un gran ahorro económico?

Sí hay un ahorro claramente, si usted se recuerda cuando antes se hablaba de los paneles solares estaban cinco veces más caros de lo que cuestan en estos momentos. Cuando hay mayor oferta los precios van bajando.

En estos momentos vemos el tema de acuerdo al poder adquisitivo y según la disponibilidad. Para ponerle un ejemplo, la UCA adquirió un auto eléctrico en el 2018 gracias al apoyo de la cooperación, sin embargo, en ese momento no había ningún importador que podía ofrecer dicho carro eléctrico. Al final se tuvo que buscar un importador en Costa Rica y luego traerlo a El Salvador y pagar una gran cantidad de impuestos.

Si usted me pregunta como pudiéramos como país mejorar sobre este tema, yo creo que podemos tomar como referencia a Costa Rica que ha hecho una hoja de ruta bastante interesante. Ellos lo que hicieron fue comenzar a implementar la electromovilidad en las oficinas públicas, por ejemplo, el ICE que es como la institución homóloga de la SIGET en El Salvador, ellos fueron los que promovieron y empezaron comprando toda una flota eléctrica y así han ido al igual que otras organizaciones, lo cual motiva al sector privado. Aquí estamos viendo más que es el sector privado es el que se está motivando hacia eso, pero se necesita bastante conocimiento. Claro es rentable, pero hay que enseñarle como presentar estos proyectos ante un banco, porque al final es el que los financia.

Si lo vemos como país tenemos que tener claro, porque yo también he hablado con personas de medio ambiente y ellos me comentaban, que si vamos a migrar a la electromovilidad, debemos asegurarnos que la matriz energética siga siendo renovable porque si no, podemos crear problemas en la seguridad energética. En estos momentos el Ministerio ( de Medio Ambiente) tiene un proyecto con PNUMA (El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente –PNUMA-, es la principal autoridad ambiental a nivel mundial), de crear esa hoja de ruta, porque es súper bueno la electromovilidad pero tenemos que tener los diferentes componentes listos.

¿Podemos decir que en cierta medida que el avance de la electromovilidad en el país es de voluntad política?

Sí obviamente. Yo estaba viendo lo que el Ministerio publicaba de cero emisiones para el 2050, entonces es parte de esas estrategias que tenemos que ver. Yo le comentaba que, según datos del Banco Mundial, el 47% de las emisiones de El Salvador vienen por el transporte, lo cual nos obliga a trabajar en ese sector.

¿Cuál sería su sugerencia final en este tema?

Motivar a la población a conocer más sobre estos incentivos que existen y que conozcamos la oferta de autos eléctricos, de los cuales ya existen dos empresas que los ofrecen. Es un poco de educación financiera y comparar las ventajas y desventajas de un auto eléctrico y un vehículo que utiliza combustible fósil, es necesario que la población analice cuánto se ahorraría en costos de mantenimiento e incentivos al momento de adquirir un vehículo de este tipo, de igual manera informarse sobre ofertas de financiamiento.

Recuerda: las pequeñas acciones generan grandes impactos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

WOMAN IN GREENWOMAN IN GREEN

El pasado 25 de mayo (2023), tuve la oportunidad de participar en el evento, Women In Green, un Panel de Mujeres extraordinarias, con un dinamismo, iniciativa y compromiso altísimo, todas